6 de noviembre de 2017

LA VIGESIMOPRIMERA DEL AÑO

7:36 horas... Arranca la 21ª Maratón Solidaria sub3 horas del año.
Por delante 53 vueltas al tartán de la pista de atletismo donde a las 9:00 horas se daría la salida a la XXXI Media Maratón de Avilés, a la que me uniría.


Las cuentas eran fáciles de echar, incluso para alguien como yo que soy de letras. Tenía una hora y veinticuatro minutos para completar los primeros 21,097 km del día. Activo el regulador de velocidad y me pongo piernas a la obra.
Poco a poco -entre vuelta y vuelta- comienza a amanecer y con el nuevo día empiezan a hacer acto de presencia los atletas más madrugadores. Todos tienen una palabra de ánimo para mí y eso -cuando uno corre sobre esa delgada línea que separa a los superhéroes de los monos de feria- se agradece mucho. Como ya comenté en alguna otra ocasión, ambos personajes me caen bien porque ya me han demostrado que cuando se juntan consiguen hacer cosas muy bonitas.


8:50 horas y el cielo se pone a llorar... Aún dudo si de emoción o de risa por verme dando vueltas a esa pista desde primera hora de la mañana.
Resultado: mojadura de las que te hacen entender que los kilómetros restantes habría que completarlos calado hasta los huesos. No hay problema, pienso.
Justo antes de darse la salida a la Media Maratón, mientras completaba la antepenúltima vuelta al tartán, mi cuñado Manuel me acerca la camiseta con el dorsal que Raúl -conocedor de mis manías- perfectamente me había colocado y una barrita keepgoing que sería mi gasolina para afrontar con garantías el resto de la ruta. Alentado por los aplausos de los presentes y por los ánimos de un speaker volcado con la causa, cumplo la primera parte del objetivo y afronto la segunda ya en compañía de los casi 600 atletas llegados.


Al contrario que en otras ocasiones, con la Maratón de Alcalá de Henares aún reciente en mi organismo y la cabeza pensando en lo que aún me queda para cumplir con lo prometido, con margen más que de sobra, voy de más a menos. Dicen que sabe más el diablo por viejo que por diablo y en esto de la maratón uno ya va teniendo una experiencia.
Al paso por el kilómetro tres, alcanzo a un grupo capitaneado por varios componentes del grupo Chanwas (muy buena gente). Nos saludamos y tras confirmar que su objetivo es completar la distancia en un tiempo máximo de una hora y treinta minutos, decido sacar el billete y viajar en ese vagón hasta el final.


Justo antes de entrar en la pista de atletismo donde estaba ubicada la meta, la misma pista en la que 42 kilómetros atrás comenzaba a correr, compruebo en mi Garmin que todo vaya según lo planeado... ¡Objetivo cumplido!
Disfruto de los últimos metros y sonrío debajo del bigote, como hacía mi padre.



2 horas, 53 minutos y 11 segundos después (1:24:08 + 1:29:03) cruzaba esta nueva meta. Y la disfruté... ¡Vaya que si la disfruté!


Infinitamente agradecido a la organización y a TOD@S los compañeros de afición (da gusto mezclarse con gente así) por el apoyo mostrado ayer a las iniciativas por las que corro... A Raquel y a Dani (Bikila Asturias), por abrirnos de par en par las puertas de su casa y ponernos todo a nuestra disposición... Por muchos motivos, mención especial para mi cuñado Manuel y por otros tantos, diploma de honor para mi amigo/hermano Raúl, que a las 6:15 horas me recogía para acompañarme en esta nueva aventura, pendiente de que no me faltara de nada.
Vivo en deuda con ellos. Vivo en deuda con vosotros. ¡Gracias de corazón!

¡LA VIGESIMOPRIMERA... TA FECHA!


Esta mañana, tras un fin de semana sembrando, comenzaba el lunes recogiendo la cosecha y -muy honradamente como debe ser- entregando los frutos a sus respectivos destinos:
- 370€, correspondientes a mis derechos de autor del libro Corriente Contra, destinados al Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias.



 - 160€, generados de los beneficios (5€ cada una) de la venta de 32 camisetas del Reto, destinados a Duchenne Parent Project España.



Pequeños empujones en forma de zancadas para que no decaiga la investigación en su constante lucha por mejorar la calidad (y la cantidad) de vida de quienes lo necesitan. Hoy volveré a acostarme muy satisfecho...
25.282€ ya han sido destinados a distintas causas sociales, gracias a la iniciativa "Reto 24 Maratones Solidarias sub3 horas 2017" y todo lo que esta ha generado alrededor. Más de diez meses al pie del cañón que van dando sus frutos:
  • Asociación Galbán: 4.752€
  • Fundación Josep Carreras: 4.000€
  • IUOPA: 3.839€
  • Enol Suárez: 3.714€
  • ASEMPA: 2.801€
  • Fibrosis Quística Asturias: 2.557€
  • ELA Principado.: 2.223€
  • Duchenne Parent Project España: 856€
  • Cruz Roja (Asamblea Alto Nalón): 500€
  • AsturiasMovember: 40€

Cuando la cara que se te refleja en el kilómetro 41 de una maratón es esta, significa que has disfrutado la experiencia y que el camino que te ha llevado hasta la meta ha merecido la pena... ¡Para repetir!


No hay comentarios:

Publicar un comentario