5 de febrero de 2018

COMPROMISO, CONSTANCIA, ESFUERZO E ILUSIÓN

26.780€ han sido generados en los últimos 400 días de mi vida. 25.800€ en los 365 del año pasado, a través del Reto 24 Maratones Solidarias Sub3 horas 2017 y 980€ en los primeros 35 de este mediante el Reto 15.052 km Bkool 2018.
26.780€ que han sido destinados a distintas entidades, que necesitan de medios económicos para poder seguir desarrollando su actividad.
26.780€ que unidos a los ya destinados desde que en el año 2012 comenzara a usar el deporte como herramienta para intentar hacer "diferente" este mundo, suman más de 150.000€.
Más de 150.000€ generados sin medios, a base de echarle muchas ganas, fatigado de tantas palmaditas (estériles) en la espalda y eternamente agradecido a los que de verdad os hacéis partícipes y tiráis de este carro para hacerme más liviana la tarea.
Como dijo Eduardo Galeano, somos libres de inventarnos a nosotros mismos. Somos libres de ser lo que se nos ocurra ser. El destino es un espacio abierto, y para llenarlo hay que pelear a brazo partido contra el quieto mundo (...)


Hace unos días despedíamos enero... Atrás quedan 31 días pedaleando sobre el rodillo Bkool, para completar 1.694 kilómetros de los 15.052 que componen el reto que me he propuesto para este año. Kilómetros "justificados" diariamente en mi perfil de Strava y semanalmente en mi página de Facebook.
Mi OBJETIVO es recaudar un euro por cada kilómetro completado, que muy honradamente (como siempre) serán entregados de forma equitativa a distintas entidades que lo necesitan.
Cerrábamos enero con 950 kilómetros "apadrinados", que se traducen en 950€ que ya han sido destinados a la Asociación de Enfermos Musculares del Principado de Asturias (ASEMPA). Euros "justificados" al detalle con sus respectivos extractos en todas mis redes sociales.
Comenzamos febrero con la misma ilusión con la que arrancábamos la iniciativa, intentando darle sentido a todos y cada uno de los segundos que me paso pedaleando sin moverme del sitio, encerrado entre cuatro paredes... ¿Me ayudas?


Pienso que hay que tener una motivación por la que merezca la pena levantarse todos los días.
Yo canalizo mis emociones a través del deporte y, aunque los años (por suerte) vayan cayendo irremediablemente, me gustaría volver a ser competitivo como lo fui allá por el ya lejano 2010... Con mis limitaciones, pero competitivo.
Para ello me machaco a diario en mi particular "cueva del dolor", encerrado entre las cuatro paredes de una fría cochera.
Hace unos días estrenábamos mes, y febrero siempre llega con olor a duatlón. Y aunque mi objetivo principal esté señalado para el 4 de marzo (día en el que cumpliré 38 castañas), hay que empezar a familiarizarse con una disciplina con la que desde hace tiempo mantengo un intenso romance. La misma que -quizás cuando más lo necesitaba- me hizo creer en mí.
Porque, aunque el búfalo se esté haciendo viejo, sigue luchando por hacerlo con los cuernos preparados para embestir cuando llegue el momento.


A lo mío, a base de COMPROMISO, CONSTANCIA, ESFUERZO e ILUSIÓN sigo haciendo que mi VIDA sea un poco más plena...

No hay comentarios:

Publicar un comentario