13 de marzo de 2018

UN BUEN TÁNDEM

En la entrada anterior de este blog menciono a Ramón Villa como la persona que se había convertido en pieza insustituible y máximo responsable del camino que me llevó hasta la salida del Campeonato de España de Duatlón.
El pasado 7 de marzo, tres días después de haber cruzado la meta en Orihuela, Ramón también quiso 'definirme' y me hacía llegar unas líneas que -con su permiso y sin cambiar ni una coma- quiero compartir en este espacio:


"Para mí eres un perfil de deportista sobre todo OBEDIENTE y RESISTENTE. Esos serían los dos calificativos básicos, aderezados con muchos otros. También eres solidario, disciplinado y posees una gran fortaleza mental y física, en parte por el bagaje de años entrenando.
Como cualquier tipo de deportista al que ayudo en su preparación, mi labor se centra en trabajar sus puntos débiles y potenciar sus fortalezas. No debemos olvidar que la persona es tan fuerte como su eslabón más débil. En este sentido, cuando decidimos comenzar a trabajar juntos, tenía claro que lo más importante en tu caso era administrar bien los descansos, tan importantes para asimilar bien los entrenos y poder realizar así la mejora.
En cuanto a la calidad que posees, creo que nadie puede dudar de una persona capaz de correr 24 maratones sub3 horas en un año, aunque en este punto he de decir que más que tu calidad física (y también humana), me sorprende más tu capacidad regenerativa.
Con todo esto, comenzamos a trabajar de cara a la primera parada de la temporada, el Campeonato de España de Duatlón MD, teniendo en cuenta dos handicap además de la propia preparación. Por un lado, conseguir transferir el entreno indoor a una prueba outdoor, y por otro lado la falta de competición existente, puesto que hacía unos cuantos años que no te ponías un dorsal para intentar exprimir al máximo tus facultades.
Las primeras semanas fueron de familiarización, toma de datos y observación de tu implicación. En este caso no solo era importante entrenar, sino que consiguieras adaptarte a mis automatismos de entrenador. Una vez clara la línea a seguir para la fase más dura de la preparación y teniendo claro que, como comenté arriba, eres obediente al máximo, nos sumergimos en la parte más importante de la preparación en cuanto a rendimiento: 4 semanas de carga y familiarización con los tres segmentos de la prueba, sus distancias y el orden de las mismas.
Desde el principio, tanto la cinta como el simulador de bici ofrecían datos muy buenos en cuanto a nivel deportivo. Sólo hacía falta conseguir el punto óptimo de preparación para el día de la prueba.
Ya finalizando la preparación elegimos el Duatlón de Galizano (Cantabria) como piedra de toque, justo una semana antes, con el fin de 'combatir' los handicap arriba mencionados... Creo que no pudimos hacer mejor elección.
Una vez realizada la prueba, solo quedaba hacer la semana de ajuste a la competición y confiar en que no hubiese ningún imprevisto que echara por tierra las nueve semanas de preparación.
Una vez finalizada la primera parada de la temporada, puedo decir que he ayudado al deportista con mejor marca en GGEE del Campeonato de España de Duatlón de Larga Distancia, dejando claro, eso sí, que mi tanto por ciento de aportación fue muy inferior a su esfuerzo, compromiso y ganas por hacer bien una prueba muscularmente muy dura que tú pusiste. Por todo ello creo que debo volver a darte la enhorabuena por tu marca y por la confianza depositada en mis conocimientos en el mundo de la actividad física".


-Ramón Villa Posada-

Quiénes somos, de dónde venimos, a dónde vamos...
"Las personas cambiamos, nos transformamos, evolucionamos... Y corremos el riesgo de olvidar nuestras raíces, de perder nuestro pasado, de enterrarlo en el inconsciente... Y no es buena idea tratar de encerrar en un ataúd a quien todavía está vivo, aunque sólo sea en nuestra memoria.
Debemos tener siempre muy presente que hemos llegado a ser quienes somos porque venimos de donde venimos... De lo contrario, seríamos otros".

No soy nadie, ni lo pretendo. Únicamente un popular más que -como tantos- ha encontrado en el deporte su trinchera infranqueable, donde refugiarse de los problemas del día a día.
Y no me olvido de donde vengo, ni de lo mucho que -como tantos- me he esforzado para llegar hasta aquí. Porque lejos de encerrar en un ataúd a aquel chaval gordito que en el año 2.003 tomaba la salida en su primer duatlón y sufría lo que no está escrito por cruzar la meta, convive a diario con él, orgulloso de la persona (y del deportista) en quien se ha convertido.
Pienso que hay que conocer, reconocer y aceptar nuestras debilidades, limitaciones y defectos, que van de la mano de nuestras capacidades, aspiraciones, retos, propósitos e intenciones. En definitiva, tener un conocimiento realista de lo que somos. Conocernos de tal manera que no exageremos lo que no tenemos.
Porque el deportista caduca, pero la persona permanece para siempre.

Si todo va según lo previsto y la economía me lo permite, con los pies en la tierra, intentaré que quince años después aquel chaval gordito esté en la salida del Campeonato de Europa de Duatlón, que se celebrará el próximo 20 de octubre.


El entrenamiento indoor y Ramón seguirán muy presentes en este nuevo camino que ya ha comenzado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario